” Javier de Reparaz en el Photomuseum de Zarautz: ” Los árboles de mi infancia son blancos”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERAOLYMPUS DIGITAL CAMERA

Del 31 de marzo de 2015 al 3 de mayo de 2015

Con motivo de las XXIII Jornadas Fotográficas de Zarautz, el fotógrafo Javier de Reparaz expone en el Photomuseum de Zarautz.

Photomuseum

Argazki & Zinema Museoa

San Ignacio, 11 / P.K. 251
E: 20800-Zarautz
Teléfono: ( 943) 130906
Fax: (943) 831823
photomuseum@photomuseum.name
http://www.photomuseum.name
Horario: 10-14 horas y 17-20 horas. Martes a domingo.
( Los miércoles y los viernes la entrada al museo es gratuita).

Ramuntcho Robles Quevedo

Editor Senior

Anuncios

Sthephen McKenna en / in Galería Estampa / Estampa Gallery ( Madrid)

Sthephen McKenna muestra con diferentes técnicas ( óleo, acuarela, lápiz) ciudades, secuencias mitológicas y personajes diversos.
Sus representaciones mitológicas son adecuadas al momento: mientras que con “Sibila Pompeyana” el héroe es representado respetuoso , y bien prudente, en ” El retorno de Ulises” hay una reinterpretación bien dinámica, con personajes con indumentaria contemporánea al artista, y con todo el ambiente de una bacanal bruscamente interrumpida.

En los paisajes de ciudades, descolla por la representación verista ( aunque no imitativa) de las mismas.
El ave solitaria ( una garza) la representa de manera muy correcta-tranquila y reconocible-, y los seis estorninos con su inquietud tan característica.

Cuando alterna el óleo sobre lienzo , la acuarela o el lápiz lo hace mostrando suma sabiduría en la elección del motivo y la técnica a emplear. Y los motivos acuáticos los representa tanto en óleo como acuarela, mostrando una maravillosa capacidad técnica para ambas técnicas. Su acuarela es aguada ( no de punta seca) y en el óleo capta muy bien el brillo de La Concha nocturna.

Sthephen McKenna shows with differents technics ( oil, watercolor,pencil) cities, Mytological Secuences, and differents characters.
His mitological representations are aproppiate with the moment: while with the ” Pompeiian Sybill” the herois represented formal and so prudent, in ” The Return of Ulysses” exist an so dinamic reinterpretation, with characters dressed like contemporary people of the artist, and with the plenty ambient of a bacchanal interrumpted with brusqueness.

In cities landscapes , is so veristic ( but not no imitative) . The solitary heron with correctness, so easy represented ; and the six starlings with their so characteristical agitation.

When option between oil on canvas, the watercolour and the pencil does showing a great wisdom in motif´s election and the more adecuated technic .
The acuatics motifs was represented although in oil how in watercolour, showing a greatfull technicall capacity in oil and on watercolour. His watercolour is so glaze ( not of dry point) and with the oil really understand in colours the brightness of a nocturne´s Concha.

Ramuntcho Robles Quevedo

Editor Senior de ramuntchori/ Senior Editor de ramuntchori

Miembro de la AECA ( Asociación Española de Críticos de Arte) / Member of the AECA

Doctorando en Bellas Artes por la Facultad de Bellas Artes de Altea / Ph.D. Candidate in Faculty of Beauty Arts of Altea

” Leda”, por Ramuntcho Robles Quevedo . 4 de noviembre, miércoles.

– ” Pensar en como estaba hasta hace 2 meses me produce alegría”.
” Ya viene ese dolor que se extiende por todo mi cuerpo , como si hubiera caído en una fosa de ortigas vivas en un día especialmente soleado y reseco del verano, como si buceara entre medusas en un mar no tan salado como para que pudieran vivir irritadas en él, como si una noria impelida por un torrente de primavera que bajase por una pendiente de 88º me clavase toda suerte de infinitísimos alfileres en la parte en que para las abladas no representa un problema pero tampoco un placer.
– ” Así me sentía hasta hace 2 meses el primer día de la ovulación”.

Tarde
Atar los rosales en otoño es tan bueno como regarlos en verano.
Para que no se desparramen, para que el viento no los desarraigue.

Ramuntcho Robles Quevedo
Editor Senior de ramuntchori

” Leda”, por Ramuntcho Robles Quevedo. 3 de noviembre, martes

Arrebujada en su edredón se despertó con la mañana para ver como el rocío todavía recubría el césped. De pronto, de súbito impulso se vistió como pudo para salir al jardín por la cristalera-galería de su cuarto.
Y fue a su magnolio. Y se subió a su rama favorita.
Ya a horcajadas apretó con fuerza las rodillas entrambas y balanceó su torso más hacia la izquierda que a la derecha hasta que cabeza abajo y una vez finalizado el pendular la sangre fluyese de improviso al cerebelo sonrojándole las raíces capilares.
-Ya sé lo que quiero.
Y era cierto. Como también que la punta de su lengua tocaba el extremo de su recta – y no larga – nariz.

Por la tarde.
Esa tarde comenzó a trabajar. Al principio trabajosamente, dado la falta de costumbre . Pero por ello de forma sosegada, hasta el punto que al lado de cada dibujo acotaba para indicar el punto que no alcanzaba la imagen.

Por la noche.
Prendió el fuego del hogar, contenta de ver crepitar las leñas que quedaron del invierno pasado; y más aún porque todavía quedasen hasta que cayesen las viejas ramitas y ramas al jardín.
– ” No es lo mismo este calor que el de un triste radiador . Pero para preservar el equilibrio mejor que tan sólo se haga de árboles muertos . Y aunque no haya sido una la que lo haya tirado – se ha caído solo- se plante uno en su lugar, de una especie apropiada”.
– ” Ese frescor que recorre todo mi cuerpo , toda mi columna, toda mi médula al contacto de mi cuerpo desnudo, en una mañana de otoño.Y que aún vestida se me mete entre el pantalón y la chaqueta, a través de la barrera de la blusa: me estremece.
El fuego es confort, confort que atenúa todo padecimiento. Mirar el fuego es como mirar hacia dentro: de una misma, de algo muy cálido, de unos ojos ensimismados en un punto que casi ni el observador sabe, en un fangal reseco, en unos cabellos ensortijados , en unas nubes que se están acerando, en una pleamar que se está produciendo.
En una colilla despidiéndose en el mismo momento en que la ceniza va a caer, quemando un bosque, como se quema y como queda.El fuego me conforta aunque sin excesos. Como un cuadro sin formas donde perderse y abstraerse, saliéndose de una hasta que se comprende”.

Ramuntcho Robles Quevedo
Editor Senior de ramuntchori